Mi primer 4000.

CAMISETA GRANATE LOGONDIE

Era un viaje muy esperado, a un país y una ciudad que le tengo cierto cariño.
Como objetivo tenía que subir al toubkal (4167m) mi primer 4mil.
El primer dilema logístico era la mochila, dado que la mayoría del tiempo haría 30 grados de media pero los dos días de ascensión final llegaría a estar a -5 (si en Marruecos aunque parezca mentira), estiré todo en la cama, todas las camisetas, las sudaderas, la ropa en general. Haciendo malabares, me apañé para meter todo en una mochila de 45l y otra de 20l, esta última sería la mochila de ataque a cima.

camisetas coast logondie

Día 1

Llegué a Marrakech por la noche, cogí el autobús local (mucho más barato que ir en taxi) yme voy al hotel ubicado en el centro de la medina. Dejo las mochilas y busco un restaurante cerca de la zona para cenar y disfrutar de la plaza Yamaa el Fna, que por el día permanece dormida para despertar por la noche ofreciendo un espectáculo de comerciantes, tiendas de comida y músicos en una explosión de color y sonido.
Después de disfrutar de la cena, en una terraza con vistas a la plaza, me dirijo a mi habitación.

 

Día 2

Este día es de relax, me dedico a recorrer el laberíntico y enorme mercado de la medina. Tranquilo, disfrutando del ambiente de ir y venir de la gente, los vendedores y disfrutando del regateo.
Voy a los jardines, recorro la muralla, hago todo lo que veo, es un día tranquilo pero es una prueba también pues no paro, 30km recorro en todo el día.
Mañana gran día.

camiseta granate logondie

 

Día 3

Me despierto antes que la ciudad (también del recepcionista del hotel) y salgo a la calle a la espera del guía que me llevará al atlas.
Me recoge y nos dirigimos a imlil (epicentro de todo el que quiere coronar el techo del norte de africa). Es un pueblo pequeño con encanto rodeado de miles de rocas enormes que me dispongo a subir.
Me presentan a mi grupo con el que intentaré hacer cima. Un grupo de 13 inglés muy majos .
El primer día de ascensión subiremos a un refugio a 2700 metros más o menos. La ruta son 1200 de desnivel, 15 km.
Buena toma de contacto para aclimatación. La ruta preciosa, pasando por pueblos bererber de montaña.
El refugio pequeño pero acogedor, privado de los lujos de la ciudad, internet y agua caliente pero no de simpatía, anécdotas, risas, buena comida y una impecable hospitalidad por parte de los guías, cocineros y encargados del refugio.
Elijo litera, estiró el saco de dormir y a descansar.

 

Día 4

Día importante.
1700 de desnivel, subiendo 900m, bajando para cambiar de valle e ir hasta el refugio francés “les muflons”. Ruta ya exigente en la que encaramos una pala de 1000m de desnivel para coronar una cima sin nombre.
Ya vemos el toubkal y a lo lejos vislumbramos el refugio.
Inmenso refugio rodeado de más edificios que asemejan a una urbanización de alta montaña, con numerosas tiendas en sus peculiares "jardines". Allí nos esperan las mulas con nuestras mochilas grandes.
Las mulas empezaron la ruta con nosotros, pero su ritmo infernal no se podía seguir, siempre van primero.
A cenar y descansar. Mañana la cima nos espera.

sudaderas mountain logondie 

Día 5.

Abrigado hasta las cejas, la gente de mi grupo me mira raro, oigo como dicen una chica:
"Guantes de nieve, ¿en serio?".
Preparo todo y salgo a la fría noche.
Son las 3 de la mañana, -2 grados y un viento que te corta la cara.
La gente pasa de mirarme raro a mirarme con envidia. Me pongo el frontal en la cabeza y me adentro en la oscura noche. 900 metros de desnivel nos esperan a la cima, la pendiente es muy inclinada.
Pronto, miembros de grupo se tiene que retirar con tremendas tiritonas de frío. Ya sólo queda un guía, los demás están ayudando a bajar a la gente. El guía que quedaba iba delante, ya no podía ver quién le sigue o no, llama a otro compi por radio para que haga de escoba y ayudar a subir o bajar si alguien ya no puede más.
A medida que subíamos el frío y aire van en aumento.
Emocionado sigo al guía de cerca, miro para atrás y veo la procesión de luces que producen los frontales por la falda de la montaña, el guía me dice que espera a los compañeros y dado que me ve bien, que siga al grupo de enfrente hasta la cima y que les espere allí (muchos grupos intentaron subir esa noche). Hice cima al amanecer con tan solo -5 grados. No había amanecer para mí, las nubes me privaron del espectáculo de luces y de cimas que me rodeaban.
Al rato llegan mis compañeros (solo llegamos 7 a la cima), nos hacemos la foto, nos abrazamos y nos disponemos a bajar. En ese momento empieza a nevar/granizar con una fuerte ventisca (la montaña no perdona). La especie de granizo te golpeaba la cara y no podías aguantar sin taparte.
Bajo como puedomedio resbalándome, empapado. Una chica del grupo se cae, se hace daño. Mal asunto, con esas nubes un rescate en helicóptero es inviable, la doy mis palos de trekking para que baje mejor y seguimos nuestro descenso. Me dirijo al refugio y a medida que bajo el granizo se va convirtiendo en lluvia, Lluvia que te cala los huesos y muy fría.
Llegamos al refugio, descansamos y esperamos que deje de llover. Al ver que no deja de llover bajamos hasta Imlil, a medida que bajamos el frío desaparece, la lluvia se va y el calor vuelve. Llegamos a Imlil donde el autobús nos espera para llevarnos a Marrakech, cuando Llegamos había 34 grados.
El autobús deja a los ingleses en su hotel y a mí también, a 5 km de mi hotel (eso está feo). Llego a mi hotel reventado y asado de calor. Tiendo la ropa y a descansar.

cima logondie

Día 6.

Hoy toca ir al desierto a dormir.
Me recoge el autobús.
De camino a Zagora pasamos por pueblos donde se rodaron “Juego de Tronos” y “Gladiator”. Pueblos con mucho encanto. Fotos paseos y a seguir.
Llegamos a mitad de una carretera donde nos esperan los camellos y una docena de niños, estos se ponen a pedirnos comida según bajamos, yo les doy mis golosinas y un par de monedas. Nos montamos en los camellos y nos dirigimos a las jaimas a ver el atardecer entre las olas de arena.
Por la noche se monta una fiesta en mitad del desierto con música berebere, te y pastelitos. Me alejo en la noche a la duna más alta para contemplar el espectáculo de lejos, como ajeno a él, con la cámara de fotos y el trípode para retratar la luna entre el mar de arena.
Bajo y me dejo llevar por los bailes locales.
Hasta que las cervezas me hacen irme a mi jaima a dormir.

Día 7

Nos despertamos para ver el amanecer en un paseo a una colina cercana, precioso ver salir el sol con todo su esplendor. Regresamos en camello al autobús.
De regreso a Marrakech paramos en algún pueblo berebere. Ya por fin en Marrakech recojo mi mochila y me dispongo a ir andando al aeropuerto.
Pronto descubro que con dos mochilas y mucho calor no fue una gran idea, pero con alegría llegó al aeropuerto y pongo rumbo a mi ciudad.

Con los recuerdos del viaje y mis sueños cumplidos.

Entrada escrita por David Sevillano 

 

Síguenos en redes sociales.

instagram  facebook  pinterest

Leave a comment